Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Canónigo Felipe Cantador / Caxa Real

Esta residencia fue mandada levantar por el canónigo Felipe Cantador hacia 1778. Probablemente su constructor fue el maestro Pedro de Huertas, quien levantó también las portadas laterales del segundo cuerpo de Catedral y la casa del conde de Súchil. Entre 1794 y 1822 albergó la Real Caja, por lo que mucho tiempo fue conocida con ese nombre. Más tarde, de 1824 a 1837, fue sede del Congreso del Estado de Durango y entre esa fecha hasta 1882 fue habitada por Juan Nepomuceno Flores, el hacendado e industrial más poderoso de Durango en el siglo XIX.

 
La casa presenta portada una gran concha o venera que da a un balcón principal que le imprime gran prestancia a la residencia. Son de notar los balcones de hierro, que en la época de construcción de la casa eran muy caros. Las ventanas están continuadas por jambas prolongadas con almohadillados, motivos ornamentales que Huertas llevó de la Ciudad de México. En el interior existe un agradable patio octagonal que concuerda con el estilo barroco de la casa.
Nombre Original o Nombres Adicionales:Casa habitación del canónigo Felipe Cantador/ La Real Caja/ Congreso del Estado/ Residencia de Juan Nepomuceno
Año de Edificación:1778  
Dirección (y calles aledañas):Constitución esquina con Aquiles Serdán
  Uso Original:Casa habitación  Uso Actual:Hotel, restaurante y locales comerciales
Tipo de Construcción y Materiales:Cantera y adobeEstilo Arquitectónico:Edificio colonial
Ocupantes o Dueños de Interés:Casa habitación del canónigo Felipe Cantador y residencia de Juan Nepomuceno,  antiguo gobernador del estado.  

Esta residencia fue mandada levantar por el canónigo Felipe Cantador hacia 1778.  Probablemente su constructor fue el maestro Pedro de Huertas, quien levantó también las portadas laterales del segundo cuerpo de catedral y la casa del conde de Súchil. Entre 1794 y 1822 albergó la Real Caja, por lo que mucho tiempo fue conocida con ese nombre. Más tarde, de 1824 a 1837 fue sede del Congreso del Estado de Durango y entre esa fecha hasta 1882 fue habitada por Juan Nepomuceno Flores alcalde, el hacendado e industrial más poderoso de Durango en el siglo XIX.

La casa presenta portada una gran concha o venera que da a un balcón principal que le imprime gran prestancia a la residencia. Son de notar los balcones de hierro, que en la época de construcción de la casa eran muy caros. Las ventanas están continuadas por jambas prolongadas con almohadillados, motivos ornamentales que Huertas llevó de la Ciudad de México. En el interior existe un agradable patio octagonal que concuerda con el estilo barroco de la casa.

Close Bitnami banner
Bitnami