Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Casa Juan de la Pedriza

La casa ocupa la esquina noreste de las calles Negrete y Bruno Martínez. La puerta está enmarcada por un alfiz, mientras que el vano está delimitado por jambas cajeadas y prolongadas que terminan con unos pebeteros flamígeros. La construcción posee además una elegante cornisa ondulante y termina con roleos que dan paso a un majestuoso edículo rematado con una cruz de cantera.

Nombre Actual del Edificio: Instituto de las Bellas Artes de la UJED
Año de Edificación: 1810
Dirección (y calles aledañas): Negrete 711 entre Bruno Martínez y Constitución
  Uso Original:   Casa habitación   Uso Actual: Edificio perteneciente a la UJED
Tipo de Construcción y Materiales: Cantera y adobe
Estilo Arquitectónico: Barroco
  Ocupantes o Dueños de Interés: Juan de la Pedriza

La casa conserva cinco ventanas de cantera por la calle Negrete y siete por la calle de Bruno Martínez. En la parte debajo de la pared se puede admirar unos rodapiés de cantera y formas ondulantes. Mientras que, protegiendo las ventanas, están unos recios barandales o bolados de hierro de fragua, forjados a golpes.

La esquina está levantada de sillería y rematada por una urna cineraria y la rutina de la cornisa se rompe con unas canales para desalojar el agua pluvial. Pasado el amplio patio está el salón principal, donde se llevaban a cabo las funciones solemnes de la institución. La entrada está labrada de cantería con motivos neoclásicos y las iniciales del Instituto Juárez con su lema latino “Virtuti et Merito”.

Las paredes de los corredores fueron decoradas con cuatro murales del maestro Francisco Montoya de la Cruz quien, en 1939, ofreció a los estudiantes de la Escuela Normal una visión del mundo basada en las propuestas del materialismo histórico hegeliano, acomodadas a su propia interpretación nacionalista.

En la primera escena Montoya plasmó una creación primigenia a partir de un monogenismo representado por una pareja de rasgos indígenas; en un entorno paradisiaco de plantas y animales procedentes de los dos mundos.

El feudalismo está representado a partir de la conquista de la espada y la cruz, en un contexto arquitectónico neogótico, bien conocido por Montoya a través de los trabajos escultóricos de su padre Benigno Montoya en las iglesias porfirianas duranguenses.

El futuro estaba dentro de las concepciones de un pintor joven formado en el internacionalismo socialista, en la acción de los mexicanos para obtener la propiedad colectiva de los medios de producción mediante la lucha proletaria, la volición de las clases sociales y la substitución del dogma por la ciencia.

Close Bitnami banner
Bitnami