Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Plaza de Armas

Custodiada por emblemas de fe, historia y afectos, la PLAZA DE ARMAS es el símbolo de la identidad durangueña. Arropada desde siempre por su Catedral y por edificios de grandes ventanales y balcones de añoranza, sentarse en alguna de sus bancas y contemplar el transitar de paseantes entre jardines y fuentes de cantera, es la más grata forma de adentrarse al corazón de la ciudad. Cuenta con un espacio al aire libre para 3,000 localidades acondicionables. En la parte de abajo del Kiosco se encuentra el Centro de Atención al Visitante, en donde proporcionan información turística.

Nombre Original o Nombres Adicionales:Plaza Mayor
Plaza Principal
Plaza de la Constitución
Plaza de Armas
Año de Edificación:1563
Dirección (y calles aledañas):Centro Histórico de la Ciudad de Durango. Se ubica en la manzana que conforman las calles 20 de Noviembre, Juárez, Constitución y 5 de Febrero
  Uso Original:  Plaza pública  Uso Actual:Plaza pública
Tipo de Construcción y Materiales:En la actualidad tiene un Kiosco de cantera rosa al centro, pero ha sufrido modificaciones arquitectónicas a lo largo de su historia

Cuando Don Francisco de Ibarra recibió del Virrey de la Nueva España, Don Luis de Velasco, el 24 de junio de 1562 el nombramiento de Gobernador y Capitán General de la Gobernación de la Nueva Vizcaya, mandó al Capitán Alonso de Pacheco para localizar el sitio, trazar y construir las primeras casas, de lo que fue después la Villa de Durango.

Al proceder Alonso de Pacheco a dar cumplimiento a su comisión, realizó el trazo de la futura villa, colocando la plaza en el centro del terreno, con las siguientes dimensiones: 276 varas de largo, de norte a sur, por 75 varas de ancho de oriente a poniente y en torno a ese amplio rectángulo trazó las manzanas que contenían los lotes de los solares, donde construirían sus casas los vecinos. Fue cuando nació la Villa de Durango con su monumental Plaza Mayor.

La Villa de Durango fue fundada propiamente el 8 de julio de 1563 por Francisco de Ibarra sobre la traza de Alonso de Pacheco, Durango era el nombre de un poblado en la provincia española de Vizcaya, lugar donde Ibarra había nacido. Su ubicación se eligió por estar próxima a la misión franciscana de San Juan Bautista de Analco, y debido a que en las cercanías existía una acequia y en el lugar se podía disponer de madera, había animales de caza y peces en los ríos; además estaban próximos los lugares donde existían minas. Para evitar el despoblamiento de la nueva localidad, Francisco de Ibarra donó una de las minas a los indígenas y al clero con la condición de que habitasen el asentamiento. La misa de fundación de la villa fue oficiada por Fray Diego de la Cadena, celebrada en la esquina suroccidente de las actuales calles de 5 de Febrero y Juárez; a la misa asistieron Ibarra, sus capitanes y vecinos. Después tuvo lugar el acto solemne de la fundación. En la esquina sureste de la Plaza de Armas se situaron en primer término el escribano real, Sebastián de Quiroz, que sentado frente a una mesa redactó el acto de la fundación y de pie, ante él, con sus uniformes de gala, Francisco de Ibarra y sus capitanes; junto a ellos, el alférez Martín de Rentería portando el estandarte que los había acompañado a sus conquistas.

La Plaza de Armas es, desde aquellos tiempos, testigo fiel de los grandes acontecimientos de la vida pública, social, política y cultural de Durango.

Su diseño original fue de una plaza rectangular, majestuosa y monumental, bella y espaciosa, sin embargo 27 años después, en el año de 1590 se redujo a menos de la mitad por acuerdo del cabildo, se le mutiló un espacio considerable donde se construyó la iglesia de la entonces Parroquia de la Asunción, que había sido fundada desde el año de 1574.

La Plaza de Armas fue trinchera de los insurgentes de la Independencia, quienes combatían a los realistas, afortunados en las torres de la Catedral.

El General José Antonio Heredia, gobernador de Durango, mandó construir en el centro de la Plaza Mayor la fuente Guadalupe, posiblemente en alusión a don Guadalupe Victoria. En tal fuente se colocó el águila republicana y en el centro una inscripción que decía: “Plaza de S.A.S. General Santa Ana”. Se construyó en 1853 y fue sustituido por el primer kiosco en 1874.

La Plaza de Armas de Durango, siempre ha sido cambiante, sobre su suelo, con razón o sin ella, se construyeron en una época el edificio de las Casas Capitulares y la Cárcel Municipal, edificios que fueron demolidos y sustituidos por el Hotel Richelieu y el Palacio Municipal, que, construido el año de 1890, lucía majestuoso y elegante. Llegó el año de 1916 y un gobernante militar, el General Gabriel Gavira, realizó en Durango la alineación de algunas calles y quiso darle majestad y belleza a nuestra Plaza Principal, sacrificando los edificios del Palacio Municipal y el Hotel Richelieu y ordenó para bien de la ciudad la demolición de los mismos, dándole también mayor visibilidad a la Catedral. El Gobernador José Valdez fue quien remodeló la Plaza de Armas por los años de 1949-1950 y fue un acierto el colocar los nombres de artistas durangueños en el friso superior del kiosco, porque son una lección viva y permanente de superación personal para las presentes y futuras generaciones.

Frente a la Catedral, en el corazón del Centro Histórico se localiza la Plaza de Armas, símbolo y punto de encuentro para celebraciones, concierto y reuniones. En el centro de la misma se localiza un tradicional kiosco. Dicha plaza es también el acceso a una de las nuevas atracciones, el Paseo Túnel de Minería, cuyo recorrido subterráneo culmina en la Plazoleta del Arzobispado.

Close Bitnami banner
Bitnami