Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Plaza IV Centenario

Conmemorativa a los primeros cuatro siglos de vida de la ciudad, la plaza ha sido mudo testigo del devenir de nuestra población y el tránsito continuo de cientos, de miles de personas.

Nombre Original o Nombres Adicionales: Huerta del Colegio de la Compañía de Jesús
Jardín Victoria o Plazoleta de Zambrano
Año de Edificación: 1963
Dirección (y calles aledañas) 5 de Febrero esquina con Zaragoza, Bruno Martínez y Juárez
Tipo de Construcción y Materiales: Baldosas de cantera Uso Actual: Centro de manifestaciones políticas, espacio de expresión de las ideas, recinto de fiestas cívicas, lugar de coincidencia para la cultura.
Uso original Huerta del Colegio de la Compañía de Jesús Estilo Arquitectónico: Estilo Clásico, ya que no hay elementos que pudieran definirlo en algún estilo  

El lugar que ahora ocupa la Plaza IV Centenario, durante casi dos siglos fue parte de la huerta del Colegio de Jesús, hasta 1767, cuando fueron expulsados los jesuitas de los territorios de la Nueva España. Entonces, al sur de la huerta se levantaron algunas accesorias que ocuparon parte de la actual plaza. Estas casas formaron un pequeño callejón llamado de los Zapateros, que permitía comunicarse desde la huerta hacia la calle que cruzaba al sur del antiguo Colegio.

A fines del siglo XVIII, las construcciones que se encontraban a espaldas del antiguo templo de San Ignacio, ahora de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, fueron adquiridas por Juan José Zambrano, quien construiría frente a este lugar su tienda y casa residencia. Desde entonces se conoció a la pequeña plaza frente al palacio en construcción como plazuela o Plazoleta de Zambrano.

Con motivo de la celebración del centenario de la Independencia de México, a iniciativa del gobernador del Estado, Leandro Fernández, se remodeló integralmente para ser inaugurada en septiembre de 1910. Al centro se mandó construir un pedestal de cantera donde se levantó una estatua de cuerpo entero del Gral. Guadalupe Victoria, primer presidente de México y orgullosamente originario de Durango. A partir de entonces cambió de nombre y se le reconoció como “Jardín Victoria”.

En 1917 se dieron las primeras grandes remodelaciones del Jardín Victoria. El Gral. Gabriel Gavira, gobernador del Estado, ordenó la demolición del crucero el ábside del templo de San Juanita, para ampliar hacia el sur la calle Coliseo, ahora Bruno Martínez. Esto trajo como consecuencia la destrucción y la demolición de las accesorias al sur del antiguo Instituto Juárez.

En 1934, a iniciativa del Gral. Carlos Real, entonces gobernador del Estado, se efectuaron algunos trabajos que buscaban mejorar la fisonomía de la plaza hacia el oriente, pues esta lucía ruidosa por las demoliciones ejecutadas tanto del templo como al extremo sur del Instituto Juárez. El Arq. Carlos Briosi propuso realizar un conjunto de arreglos en las fachadas de ambos edificios, de tal forma que se unificaran y presentaran una mejor imagen. El proyecto se inició y permitió reconstruir parcialmente la parte correspondiente al templo, aunque el plan en su totalidad no se realizó, al ser depuesto del poder un año después el Gobernador del Estado.

Para realizar esta obra, se demolieron las construcciones que se localizaban al sur del Jardín Victoria, hasta llegar a la calle Pino Suárez; se retiró el pedestal de cantera. Desde entonces ha sufrido dos remodelaciones, una de ellas en 1972 por instrucciones del Ing. Alejandro Páez Urquidi, entonces gobernador del Estado. El Arq. Benito García Ugarte diseñó las modificaciones donde se colocó la amplia explanada y el monumento “Juárez y el estudiante”; además, se colocó un asta bandera monumental y se construyó una fuente circundante a la explanada del monumento.

En 1996, a iniciativa del Lic. Maximiliano Silerio Esparza, gobernador de Durango, se realizó una remodelación total de la plaza. El Arq. Hugo Salgado, construyó un mejor entorno a la estatua de “Juárez y el estudiante”, misma que fue remodelada al centro del espacio; además, se sustituyó la totalidad de las deterioradas baldosas de cantera y se construyeron pequeños, pero discretos jardines a los extremos.

Close Bitnami banner
Bitnami