Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Plazuela Baca Ortiz

En el año de 1795 se lanzó en Durango la iniciativa para construir una horca y un quemadero, que se consideraban indispensables según la opinión de “Almas piadosas”. Se abrió con tal objeto una subscripción entre el comercio de Nueva Vizcaya y Zacatecas, y en el mismo año quedaron construidos la horca y el quemadero, en la plazuela Baca Ortiz.

Nombre Original o Nombres Adicionales: Plazuela de los ajusticiados, Plazuela del terror, Plazuela Baca Ortiz
Año de Edificación: 1795
Dirección (y calles aledañas): Entre las calles Juárez y Francisco I. Madero
  Uso Original:   Horca y quemadero   Uso Actual: Plaza de esparcimiento
Tipo de Construcción y Materiales: La plancha de la plaza esta principalmente hecha de cantera, y en los elementos decorativos hecha con granito gris (casetas, bancas, fuentes, kiosco, obelisco y bases de lámpara)
Estilo Arquitectónico: Su estilo en general es Art Decó en la plazuela, pero la columna que se encuentra en el centro del sitio es estilo neoclásico de cantera blanca.

La inquisición causó constantes inquietudes e hizo derramar raudales de lágrimas. Muchos acusados se declaraban culpables de delitos que no habían cometido, con tal de evitarse el dolor del tormento.

No fueron pocos los denigrantes espectáculos que se dieron al pueblo de Durango en la Plazuela del Terror, donde se efectuaron algunos autos de fe, ahorcándose y quemándose a herejes y relapsos; unos eran quemados vivos, otros después de ser ahorcados; otros eran puramente ahorcados, y los que habían muerto antes de ser enjuiciados o sentenciados, eran quemados en efigie.

El día de la ejecución, los sentenciados eran sacados de sus calabozos, ataviados con ridículos San Benitos (túnicas generalmente de color verde con diablos y otras figuras grotescas pintadas); eran paseados por las calles de la población, haciéndoseles objeto de sangrientas mofas. Después de aquel paseo, eran conducidos a la Plazuela del Terror, en donde todo se había preparado de antemano para la ejecución. Luego se leía lo esencial del proceso y la sentencia de cada condenado, haciendo resaltar exageradamente sus delitos.

Con la llegada de la Independencia, la provincia comenzó a fraccionarse para dar vida a los actuales estados del norte de México, por lo que, por decreto oficial, el 22 de mayo de 1824 Durango fue declarado Estado de la Federación. En 1827, Santiago Baca Ortiz tomó el cargo del primer gobernador constitucionalista en el estado de Durango, siendo el primer liberal en ocupar un puesto como gobernador.

Francisco Ortiz de Zarate gobernó Durango del 12 de enero al 4 de diciembre de 1877 y a él se le debe la construcción de un monumento para conmemorar el triunfo de la República en la Plazuela Baca Ortiz de la Ciudad de Durango. En este corto tiempo se afectaron algunos latifundios que pertenecían a conservadores y se repartieron esas tierras. Otras acciones que emprendió el gobernador fueron eliminar impuestos para facilitar el comercio, realizar obras de urbanización en la ciudad.

Close Bitnami banner
Bitnami