Museo de Arquitectura e Historia al Aire Libre de Durango

Templo de San Agustín

Fundado por fray Gonzalo de Hermosillo, primer obispo de Durango, en 1631.

 La construcción actual data de 1637, ampliada y remodelada en el siglo XIX cuando se agregó una fachada lateral y se construyó el altar mayor. 

Año de Edificación: 1631
Dirección (y calles aledañas): Av. 20 de Noviembre S/N, entre calle Hidalgo  e Independencia
  Uso Original:   Templo Religioso   Uso Actual: Templo Religioso
Tipo de Construcción y Materiales: Cantera Estilo Arquitectónico: Trabajo de filigrana con estética neogótica.

San Agustín es un templo católico situado en Victoria de Durango, en el estado de Durango. Fue fundado por el primer obispo de Durango, Fray Gonzalo de Hermosillo, en 1631, y se distingue por su sencillez arquitectónica.

En principio se trataba de una pequeña celda de oración, pero fue remodelada en el siglo XIX, agregándose una fachada lateral y el altar mayor, obra del cantero y escultor Benigno E. Montoya Muñoz, quien también realizó obras para las poblaciones cercanas a Durango.

La parte correspondiente al edificio del Arzobispado destaca por la sencillez de su fachada, junto con la roseta labrada en cantera que corona la entrada al edificio. Además, el altar de su capilla, esculpido por Benigno Montoya, asemeja un fino trabajo de filigrana que sigue la estética neogótica.

Durante la Independencia, las tropas realistas pelearon cuerpo a cuerpo con los insurgentes dentro del templo, triunfando estos últimos. Pedro Celestino Negrete llegó frente a Durango en 1821 con un efectivo de 1289 soldados, 4 cañones, un obús y sesenta artilleros intimando la rendición de la plaza. Tomó posiciones distribuyendo sus fuerzas en el cerro del Calvario, Templo de Santa Ana, El Rebote y el Santuario de Guadalupe, donde estableció su cuartel general mientras los realistas se disponían a la defensa, posesionados de la Catedral, Templo de San Agustín, el Templo del Sagrario, el Mesón de San Antonio y la Caja de Agua. A inmediaciones de San Agustín se recrudecían las hostilidades entre los cazadores de Barcelona y los insurgentes cazadores de Zacatecas y de Toluca.

Los españoles quisieron posesionarse de San Agustín; pero fueron rechazados por los soldados que ahí se habían ocultado. Negrete ordenó se abriera una brecha en la tapia de la huerta de San Agustín, no pudiendo esto ejecutarse por que los españoles posesionados sobre las tapias de la huerta, hacían gran daño a los insurgentes. Fue entonces cuando el general Negrete recibió un balazo que le rompió la quijada superior y dos muelas de la inferior; continuó dirigiendo el combate a señas con la espada, hasta que un médico le hizo ver la seriedad de su herida y la urgencia de atenderse, dejando encargado el punto a su ayudante Cirilo Gómez Anaya y al capitán Manuel de la Campa, quienes lograron al fin destruir la pared de la huerta a la que se precipitaron con ímpetu los mexicanos que atacaban indignados por haber herido a su jefe.

Por la tarde suspendieron el fuego y al obscurecer mandaron una trompeta de parlamento, el cual fue rechazado por no haber advertido los mexicanos la bandera blanca: pero habiendo sabido esto el General Negrete ordenó que se suspendieran las hostilidades. El día 6 de septiembre el General Negrete hizo su entrada triunfal en la ciudad de Durango, con cuyo hecho quedó consumada la Independencia en la provincia de Nueva Vizcaya, terminando así la dominación colonial en Durango.

La plaza que le precede se formó en el siglo XVII al fundarse el Convento de San Nicolás Tolentino, llamándose entonces Plazuela de San Nicolás. Hoy en día se le conoce como el Jardín San Agustín y cuenta con hermosos y bien cuidados jardines.

La fachada luce una bella torre campanario de un solo nivel. La portada es muy sobria, en la que sobresalen los pares de columnas corintias estriadas; los frisos exhiben elementos vegetales tallados en piedra como decoración. Su gran ventana del coro dispone de un llamativo vitral. Tiene como remate una hermosa cruz de hierro. Cuenta con una portada lateral hermosa donde se aprecia la destreza de los canteros.

Este inmueble fue también testigo mudo, y trinchera de las tropas revolucionarias en la famosa batalla la Toma de Durango, acontecida el 18 de junio de 1913.

Close Bitnami banner
Bitnami